#vaitercopatriste

Los cuatro ‘Likes’ que recibí en Facebook aparte del de mi mamá y el desparche (colombianismo que significa no tener nada qué hacer) de un vuelo de dos horas sin películas, me llevó a escribir mi no muy esperada segunda entrada del blog.

En las más de dos semanas que llevo en Brasil me han dado una ligera idea de lo que está pasando acá y me han enseñado que torcida es barra y baño es banheiro (de verdad, cómo se puede uno tomar en serio un idioma en que la palabra carrinho y cafecinho existen??).

Usted colombiano se imagina algún día de su vida estar diciendo que no quiere que Colombia sea campeón del mundo?? Bueno, pues acá mucha gente no quiere ni que Brasil pase a segunda ronda. Para los brasileños, el Mundial se ha politizado: una victoria del más veces campeón ayudaría a la reelección de Dilma. Sobre costos, obras públicas inconclusas, elefantes blancos, corrupción, entre otras, han hecho que muchos locales estén indiferentes a la Copa del Mundo. Eso sí, las protestas y manifestaciones que salen en BBC no he visto la primera.

Todas estas cosas me han hecho pensar sobre qué hubiera pasado si Colombia hubiera organizado el Mundial del 86. Hubiéramos hecho el ridículo como de hecho Brasil lo está haciendo? (45% de las obras de infraestructura sin terminar, un Mundial que costó más que Sudáfrica y Alemania juntos, se va la luz en los estadios y no ponen algunos himnos por “problemas logísticos”). No se le olvide que Brasil es la economía más grande de Suramérica, y si esto les pasa a ellos…dejo la incógnita.

Por qué los estoy aburriendo con esto? Por que me dañaron el parche! (Hasta ahora me doy cuenta que usamos mucho esa palabra… cambie en este contexto parche por fiesta). Tiene más ambiente Andrés (referente etílico bogotano) a las 3pm que São Paulo el día de la inauguración. Pocas camisetas verde-amarelas, pocos pitos, escasas banderas. Hay que saber lo enferma que es esta gente por el fútbol para entender el significado de esta apatía generalizada. Para el segundo partido de Brasil estábamos en Rio, donde se vio un poco más ambiente mundialista; pero es que estos son los costeños de Brasil, cualquier excusa es buena para armar fiesta y no trabajar.

Afortunadamente para la falta de fiesta estamos los latinos. Qué berracos (no translation available) para armar desorden. Como buenos indolentes, nos importa poco la situación política de Brasil: nosotros vinimos fue a ver fútbol y a tirar la casa por la ventana. Entre Argentinos, Chilenos, Colombianos y Mexicanos armamos fiesta en buses, cerramos calles y nos tomamos (literalmente) las calles. Después del partido de Colombia en Belo Horizonte, los periódicos locales no sólo estaban impresionados por el nivel futbolístico del tricolor patrio, sino del nivel de fiesta tan bravo que se maneja en mi tierra querida. Hoy leí que en Bogotá hubo 3,000 riñas y 10 muertos por la victoria ante Grecia…. Y era ley seca! (por elecciones no se podía comprar alcohol).

Dios nos coja confesados si ganamos mañana.

Comments

comments